viernes, 17 de mayo de 2013

COLUMNA DE TRAJANO (IV)



La columna de Trajano, obra probablemente de Apolodoro de Damasco, se alza detrás de la basílica Ulpia,  situada entre dos bibliotecas, una griega y otra latina. Fue levantada en el año 113 n.e. para conmemorar la victoria sobre los dacios.
La columna de Trajano, de casi 40 metros de altura, es el único monumento del foro que se ha conservado ileso hasta la actualidad. La columna, compuesta por 17 tambores de mármol, se alza sobre un zócalo cuadrado y cuenta en su interior con una escalera de caracol transitable. Antiguamente, aparecía coronada por una estatua de bronca dorada de Trajano, pero el papa Sixto V ordenó en 1588 que la sustituyeran por una estatua de San Pedro. La inscripción sostenida por dos Victorias y situada en el zócalo por encima de la Puerta cita la función del monumento en honor de Trajano: la columna debía mostrar “la altura que tenia la montaña suportada con tantos esfuerzos”. Además, la columna era a la vez un monumento triunfal y sepulcral: en el interior del zócalo decorado con relieves se guardaba la urna dorada con las cenizas del emperador.


sábado, 11 de mayo de 2013

MERCADO DE TRAJANO (III)



El Mercado de Trajano, diseñado por Apolodoro de Damasco a principios del siglo II n.e., se encuentra en el noroeste del Foro. Era un hemiciclo donde se englobaba un complejo de 150 tiendas o tabernae. Organizado en seis plantas distribuidas en terrazas escalonadas, en el mercado se vendía de todo: aceite, vino, frutas y verduras, pescado fresco, flores y seda y especias importadas de Extremo Oriente. En la planta baja había doce tiendas en dos plantas, realizándose en el piso superior el reparto de una ración gratuita para combatir el hambre. Las tiendas del nivel superior estarían dedicadas a la venta del vino y aceite, dado que se han hallado numerosas tinajas.




Había una calle, la Via Biberatica, que atravesaba el mercado, cuyo nombre deriva de biver, palabra con que se conocían las especias que allí eran vendidas. Todos los comercios eran de ladrillo, tenían entradas con dinteles que formaban pórticos y ventanas rectangulares y los muros presentaban arcos de descarga destinados a aliviar el peso. Destaca, especialmente, la llamada Basílica o Aula Magna, cubierta con varias bóvedas de arista.



miércoles, 1 de mayo de 2013

BASILICA ULPIA - FORO DE TRAJANO (II)




La basílica Ulpia recibía el nombre del gentilicio (nombre de la familia) del emperador (M.Ulpius Traianus). Situada en el lado oeste del Foro, era la más grande de Roma y tenía planta rectangular rodeada en los cuatro lados por dos series de columna, originando cinco naves. Las columnas, el entablamento y los revestimientos de los muros eran de mármol pentélico, mármol de Carrara y granito gris. El suelo estaba embaldosado con grandes losas de mármoles polícromos. En los extremos del eje mayor se organizaba un hemiciclo, con lo que la planta utilizaba un motivo curvo para quebrar la rigidez de las líneas rectas. Todavía quedan en pie algunas de sus columna de mármol gris.



sábado, 27 de abril de 2013

FORO DE TRAJANO (I)


Fue construido entre 107-113 n.e. bajo la dirección de Apolodoro de Damasco.

El Foro de Trajano medía 300 m de largo por 185 m de ancho, por lo que siempre fue tenido como una de las maravillas arquitectónicas de todo el mundo. Era el más espacioso y suntuoso de todos los foros imperiales. Sólo se ha excavado una pequeña parte del Foro y una gran parte se encuentra oculta bajo las modernas calles. La Vía de los Foros Imperiales impide apreciar la extensión de un Foro que estaba formado por obras como la Basílica Ulpia, la Columna, el Templo y el Mercado de Trajano.

sábado, 6 de abril de 2013

PUENTE EMILIO


Fue el primer puente de piedra. Se conoce con el nombre de Pons Aemilius por ser construido por los censores Emilio Lépido y Fulvio Nobilitor, entre el 181-179 a.n.e, en la ribera del Foro Boario.

Tito Livio dice que, aunque los pilones eran de sillares recios y sólidos, la calzada, por el momento, se redujo a un sencillo paso de madera. Los arcos de cantería sobre los pilares no se construyeron hasta el año 142 a.n.e.

De este puente sólo se conocen unos restos embebidos en la obra del llamado Ponte Rotto. El lecho del Tiber se salvaba con cinco pilones, más un sexto que se alzó en la orilla izquierda.

domingo, 24 de marzo de 2013

LA CURIA



Era un edificio utilizado para las reuniones de carácter político, que, a veces, se adornaba con grandes pórticos.

La sede del Senado romano, construido en el Foro de César, se llamó inicialmente Curia Hostilia por ser fundada por el rey Tulio Hostilio.

La Curia en Roma ha conocido diversas restauraciones realizadas por Sila, César, Augusto, Domiciano y Diocleciano, cuya reforma del año 303 n.e. ha llegado hasta las modificaciones de 1930-36.

La curia fue concebida como un edificio de planta rectangular con cuatro contrafuertes en las esquinas. Sus proporciones siguieron de modo preciso las medidas recomendadas por Vitrubio.

La curia mantiene dos sectores longitudinales con tres mesetas o gradas en las que se disponían los asientos de los senadores. La decoración de los muros, los nichos para albergar estatuas y los restos del piso perteneces a la reforma de Diocleciando.



Reconstrucción digital de la Curia.

sábado, 9 de marzo de 2013

BASÍLICA DE MAJENCIO


La basílica es una de las tres grandes obras de la Tetrarquía. Las obras, iniciadas por Majencio en el año 308 n.e., fueron terminadas por Constantino, quien modificó la distribución interior y trasladó la fachada del este al sur sobre la Vía Sacra.

Era un conjunto impresionante con una cubierta totalmente abovedada, formada por tres bóvedas cilíndricas que cubrían la nave lateral norte. Se han perdido las tres bóvedas de arista de la nave central, cuyos arranques, todavía visibles, cubrían un espacio rectangular de 25 m x 60 m a una altura de 35 m. La cubierta se apoyaba en ocho gigantescas columnas corintias, una de las cuales se encuentra en la plaza de la basílica paleocristiana de Santa María la Mayor. El artesonado octogonal adosado a la bóveda estaba recubierto de mármol. Delante de los arcos de entrada se ven arranques de los pilares. A esta entrada original de la basílica se añadió otra, en tiempos de Constantino, en el lado que mira al Foro, frente al ábside, con lo que el edificio duplicó los ejes.